sábado, 1 de febrero de 2014

La ballena


Me sacudió con suavidad, pero la voz sonó fuerte y aguda: “¡Papá, despierta!” Abrí los ojos; lo miré con la niebla de la somnolencia. “¿Qué pasó?”, dije, con voz aguardentosa. “¡Hay una ballena en mi cuarto!”, contestó, entre asustado y eufórico. “Ah, un muñeco de felpa…” “No, ¡una ballena de verdad!” “Una ballena no puede caber en tu cuarto”, medité, todavía dormido. “Sí, ahí está, ¡ven!”, insistió. Así que me levanté y fui con él. Del puro espanto brinqué hacia atrás: ¡ahí había una ballena en miniatura, efectivamente! “¿De dónde salió este animal!”, grité. “De aquí”, dijo, señalando su cabeza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario